asion@asion.org
ASION es miembro de
c/ Reyes Magos, 10. Bajo interior. 28009. MADRID
Tel. 91 504 0998
 

Blog

MEDIR EL DOLOR EN LOS NIÑOS

Cuando a un niño o adolescente le diagnostican un cáncer, toda la realidad a su alrededor cambia de una manera brusca generando incertidumbre y malestar físico y emocional. La intensidad del dolor y el grado de alivio hay que considerarlos como unos de los principales baremos que mejorarán la calidad de vida y tendrán beneficios adicionales en los tratamientos curativos y cuidados paliativos.

Los niños necesitan expresar la realidad que están viviendo y, en los pacientes más pequeños, es complicado que puedan expresar el nivel de dolor. Sí que hay determinadas conductas que nos lo indican: llanto, menos actividad, inapetencia, menos ganas de jugar y esto es una pista para los padres.

Sin embargo, los profesionales necesitan saber de una forma lo más realista posible cuál es el grado de dolor que experimentan los niños para poder darles el tratamiento adecuado.

Para poder cuantificar el dolor utilizan diferentes escalas en función de la edad, situación etc. compuestas por colores, números o dibujos. Existen dos tipos de escalas que se utilizan según la edad del paciente: subjetivas y objetivas.

¿En qué consisten las escalas objetivas?

Valoran las actitudes y el comportamiento de los niños ante el dolor a través de la observación directa (si lloran, mueven las piernas, tienen la cara triste) y la medida de algunas constantes vitales (tensión arterial, frecuencia cardiaca). La más utilizada es la escala FLACC (Face, Leg, Activity, Cry, Consolability) que valora la cara, el movimiento de las piernas, la actividad, cuándo llora y si se puede consolar.

Tabla 1. Escala FLACC del dolor según el comportamiento para padres o cuidadores.

ESCALA FLACC
Clasificación
0 1 2
Cara Ninguna expresión particular, sin sonrisa, desinteresado. Mueca ocasional o frunce el ceño. Reservado. Frunce el ceño frecuentemente o de manera constante, mandíbula apretada, barbilla temblorosa.
Piernas Posición normal o relajada. Intranquilas, inquietas, tensas. Da patadas, baja y sube las piernas.
Actividad Acostado tranquilo, en una posición normal, se mueve fácilmente. Se retuerce, cambia de postura, tenso. Se arquea, está rígido o se sacude.
Llanto No llora (ni cuando está despierto, ni cuando está dormido). Gime o lloriquea, se queja de vez en cuando. Llanto constante, chillidos o sollozos, quejas frecuentes.
Capacidad para sentir alivio o consuelo Contento, relajado. Se tranquiliza al tocarlo, arrullarlo o al hablarle. Se le puede distraer. Dificultad para consolarle o reconfortarle.
Cada una de las cinco categorías (cara, piernas, actividad, llanto y capacidad para sentir alivio) se valora en una escala del 0 al 2, y se suman para obtener un total de 0 a 10 puntos.

 

¿Y las escalas subjetivas?

Las escalas subjetivas son más fáciles de interpretar, ya que es el niño el que nos dice qué le duele, dónde, desde hace cuánto y todo eso se traduce en números, colores o dibujos. Solo se pueden utilizar en niños mayores, con capacidad para entender y expresarse mejor. Para niños mayores de 5 años se utilizan escalas con dibujos de caras que representan distintas intensidades de dolor y el niño elige el que más se parece a cómo le duele. Siendo el número 0 ningún dolor y el número 10 el mayor dolor posible (Figura 1).

Figura 1: Escala con caritas para la evaluación del dolor en niños mayores de 5 años (Adaptado de Wong and Baker, 1988). ESCALA DE WONG BAKER
Expresión
Descripción No hay dolor Duele un poco Duele algo más Duele bastante Duele mucho Máximo dolor
Puntuación 0 2 4 6 8 10

 

Otra diferente es la Escala numérica de valoración del dolor (EVA). Es una línea recta numerada del 1 al 10; el número 1 es la ausencia de dolor y el 10 el mayor dolor posible. También está la variación de colores que para niños entre 3-7 años puede ser más útil (Figura 2).

Figura 2: Escala numérica de valoración del dolor

En conclusión, como padres, necesitamos descubrir cómo se siente nuestro hijo para poder entenderle y atenderle mejor.

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.